jueves, 19 de marzo de 2020

Están usando el COVID-19 para estafarte, te explicamos cómo evitarlo

En medio de la pandemia de coronavirus (COVID-19) las noticias falsas se propagan en el mismo nivel de alarma, generando dudas y diversos desconciertos entre la población mundial.

phishing por covid 19 coronavirus
Si eso fuera poco, ahora también hay que cuidarse de un renovado método de robo y extorsión en línea, y sí, está relacionado al coronavirus:

A través de denuncias en redes sociales (algunas ya atendidas por la Organización Mundial de la Salud), se explicó que existe un correo electrónico fraudulento, supuestamente enviado por la propia OMS.

En el material apócrifo se advierte de algunos de los síntomas del coronavirus. Posteriormente, se ofrece una liga externa para obtener más información. Algo particularmente tentador porque algunos correos poseen el remitente personalizado.

El mayor peligro viene después: al dar clic en la liga de las "generosas recomendaciones", se abre un sitio muy parecido al de la OMS, pero solicita un correo electrónico y la contraseña del mismo para poder acceder.

Al dar los datos, diversos grupos de delincuentes cibernéticos pueden acceder a tarjetas bancarias, información que tengas en la nube o bien, correos electrónicos comprometedores. Es muy probable que ocupen toda esa información para extorsionarte o robarte.


¿Cómo evitar que me estafen usando el COVID-19?

Los 5%20mejores antivirus gratuitos para Android

Debes saber es que toda la información de la OMS sobre el coronavirus es gratuita: se puede consultar a través de sus portales oficiales y redes sociales ¡Además está en más de 55 idiomas diferentes!

Al entrar en su página oficial, no se te pedirá ningún dato personal ni ninguna cuota. Como medida inicial, asegúrate de que estés en el sitio correcto verificando que al lado de la URL mostrada se encuentre un icono de candado.

Siempre que abras una liga desde un correo electrónico, checa que tanto el remitente como la página que abras sean legítimas. El remitente puede haberte mandado otros mails con anterioridad, o bien, puedes contactar a la institución desde la que te escriben para verificar la información.

Al abrir una página de Internet, revisa en la barra del buscador que la URL esté escrita correctamente y que inicie con las siglas "https" (es lo mínimo que debes esperar de instituciones de la talla de la OMS)

Nunca proporciones datos personales o contraseñas en línea. Actualmente, muy pocas instituciones te solicitarán estos datos en un correo electrónico, y si llega a ser necesario, te confirmarán por otro medio mucho más directo.

En caso de que te llegue un mail de alguien que no conoces o a quien no contactaste, evita abrir enlaces.Tener instalado un sistema antivirus en tu computadora puede ayudarte a detectar algunos tipos de phishing de manera automática.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario