domingo, 14 de junio de 2020

La muerte de Rayshard Brooks por parte de la policía de Atlanta lleva al despido de agente y la renuncia de su jefe

Un agente de policía blanco de Atlanta disparó a un hombre negro después de un altercado el viernes por la noche y murió, lo que provocó nuevas protestas en la ciudad, el despido del agente y la renuncia de la jefe de policía.



Rayshard Brooks, de 27 años, fue baleado por un agente el viernes por la noche en el estacionamiento de un restaurante Wendy’s en la ciudad. Un video de vigilancia y un video captado por un testigo muestran que Brooks tomó el taser de un agente durante un intento de arresto y luego disparó el taser a los policías mientras huía. Un agente luego le disparó a Brooks con su arma de servicio, indicaron las autoridades.

La muerte, en medio de las protestas nacionales que llamaban a terminar con el racismo y la violencia policial contra los negros, tuvo una rápida repercusión.

Menos de un día después, la alcaldesa de Atlanta Keisha Lance Bottoms dijo que no creía que esto fuera un uso justificado de la fuerza letal.

“Si bien puede haber debate sobre si este fue un uso apropiado de la fuerza letal, creo firmemente que hay una distinción entre lo que se puede hacer y lo que se debe hacer”, afirmó Bottoms el sábado.

Bottoms también informó que la jefa de policía de Atlanta, Erika Shields, quien dirigió a la policía desde 2016, presentó su renuncia.

“Tengo fe en la alcaldesa, y es hora de que la ciudad avance y cree confianza entre la policía y las comunidades a las que sirve”, dijo Shields en un comunicado.

El agente que mató a Brooks fue despedido el sábado, señaló el portavoz policial Carlos Campos. Fue identificado por la policía como Garrett Rolfe. Un segundo oficial involucrado en el incidente, identificado como Devin Brosnan, fue puesto en servicio administrativo, indicó Campos.

Rolfe fue contratado en 2013 y Brosnan ha estado con el departamento desde 2018, según la policía.

Las protestas en Atlanta han estado en curso desde la muerte de George Floyd en Minneapolis, Minnesota, a fines de mayo. Floyd murió después de suplicar por su vida mientras un agente de Minneapolis se arrodilló sobre su cuello durante casi nueve minutos.

“Esta situación es trágicamente clásica”, expresó Cornell William Brooks, expresidente de la NAACP. “Este video, este homicidio policial ocurre a raíz de Ahmaud Arbery, ocurre a raíz de Philando Castile, George Floyd, Tamir Rice, Breonna Taylor y muchos otros”.

“Así que hemos llegado a este punto donde la gente simplemente ha experimentado 
demasiado”.

Un Wendy’s en llamas

Una persona sostiene un cartel mientras un restaurante de Wendy’s se quema el sábado en Atlanta
En Atlanta los manifestantes comenzaron a reunirse después del disparo a Brooks, pero las tensiones aumentaron el sábado por la noche, cuando multitudes más grandes se congregaron en el área que rodea al restaurante Wendy’s donde ocurrió el tiroteo. Algunos rompieron el vidrio de la tienda, informó Natasha Chen de CNN.

Al caer la noche, el restaurante de comida rápida estaba envuelto en llamas. Los bomberos tardaron más de una hora en acercarse al edificio, ya que estaba rodeado de manifestantes, informó WSB, afiliada de CNN.

“Solo quiero hacer suficiente ruido para que investiguen la situación”, dijo un manifestante a WSB. Una gran multitud permaneció en las calles del suroeste de Atlanta hasta la madrugada del domingo, informó la estación de noticias, enfrentando a la policía.

También se cerró una importante autopista interestatal después de que los manifestantes marcharon hacia un conector y se encontraron con vehículos policiales.

Al menos 36 personas fueron arrestadas durante las protestas, le comentó a CNN un portavoz de la policía de Atlanta.

“Estaba muy perturbado con lo que sucedió”, afirmó el manifestante Marquavian Odom a CNN. “Esto es algo que sigue sucediendo una y otra vez. Hemos estado protestando por George Floyd y pensé que iba a haber un cambio, pero no hubo un cambio, seguía siendo lo mismo de siempre”.

“Pensé que el mensaje era claro, pero obviamente todavía no nos escuchan”.
Así se desarrolló el tiroteo fatal

La policía respondió a una llamada el viernes por la noche por un hombre que dormía en un vehículo estacionado en el carril de acceso del restaurante, causando que otros clientes tuvieran que esquivarlo, señaló la Oficina de Investigación de Georgia (GBI, por sus siglas en inglés) en un comunicado. Cuando llegaron, la policía le hizo a Brooks una prueba de sobriedad, la cual falló, según la agencia.

Se resistió al arresto, luchó con los agentes y agarró un taser, dijo la agencia. Un video de un testigo capturó esa disputa. El video, grabado desde un teléfono celular, muestra una pelea entre dos agentes y Brooks, que finalmente parece liberarse y comienza a huir.

Un video de vigilancia proporcionado por el GBI lo muestra huyendo de los policías y parece apuntar la pistola eléctrica en contra de ellos antes de caer al suelo.

Fue baleado y llevado al hospital, donde murió, según el GBI. Un agente fue tratado por una lesión y puesto en libertad.

El GBI inició una investigación sobre el incidente a pedido del Departamento de Policía de Atlanta, informaron funcionarios el sábado. Una vez que se complete esa investigación, el caso será entregado a los fiscales.

Un abogado de la familia de Brooks, L. Chris Stewart, comentó que los agentes no tenían que dispararle a Brooks y señaló que un taser no es intencionalmente un arma mortal.

“Si el agente hubiera sido un poco más empático y un poco menos asustado, probablemente no tendríamos un cliente muerto”, dijo.

También señaló que testigos en la escena aseguran que los agentes no realizaron una prueba de sobriedad cuando se acercaron a Brooks en el Wendy’s.

El representante demócrata de Carolina del Sur, James Clyburn, uno de los principales miembros afroamericanos del Congreso, expresó que estaba “muy indignado” por el tiroteo.

“Esto no requirió fuerza letal”, dijo Clyburn.

“No sé qué hay en la cultura que haría que este tipo hiciera eso”, afirmó, refiriéndose al agente ahora despedido.
Protestas en curso en otras partes de Estados Unidos

Mientras tanto, cuando multitudes indignadas marchaban en Atlanta, cientos de personas más estaban en las calles de otras partes del país en protesta por la brutalidad policial.

En Washington, DC, un grupo de manifestantes pacíficos marcharon a través de la ciudad y hacia una carretera que va hacia el norte de Virginia. La marcha fue una de las pocas que tuvo lugar durante todo el sábado.

En Nueva Orleans los manifestantes derribaron el sábado una estatua del comerciante y propietario de esclavos John McDonogh, arrojándola al río Mississippi. En un comunicado, el alcalde de la ciudad condenó la acción, diciendo que la destrucción de propiedad de la ciudad es ilegal.

Y en Seattle, donde los manifestantes se hicieron cargo de lo que llamaron la “zona autónoma de Capitol Hill” cerca de un recinto policial desocupado, las multitudes permanecieron en la noche, informó KOMO, afiliada de CNN.

Los manifestantes rebautizaron el área como “protesta organizada de Capitol Hill”, que según ellos refleja mejor su causa, según la estación de noticias. La reunión en el área permaneció pacífica.

En Montpelier, la capital de Vermont, docenas de voluntarios pintaron un mural de Black Lives Matter frente a la casa del estado.

“Legisladores, senadores que ingresan a la cámara estatal, es un recordatorio de que necesitamos hacer de Vermont un lugar más equitativo para todos”, indicó el organizador Noel Riby-Williams a WPTZ, afiliada de CNN.

El mural es uno de los varios pintados en Estados Unidos, incluso en la capital de la nación. Un “Black Lives Matter” gigante y en amarillo está en la calle que conduce a la Casa Blanca. Es tan grande que las letras se vieron desde el espacio la semana pasada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario